Cuatro Factores de riesgo para SARS-CoV-2.

Como para todos los microorganismos, los factores que facilitan el contagio son los mismos para el SARS-CoV-2.

  1.          Concentración del SARS-CoV-2
  2.          Tiempo de exposición a dicha concentración
  3.          Defensas inmunológicas del huésped
  4.          Contaminación

Concentración del SARS-CoV-2.

Cuanto más virus existan por unidad de volumen de aire respirado, es más la cantidad de virus que penetran al organismo y más probable es el contagio. Muchas partículas virales terminaran adheridas al piso y otras superficies, también, facilitando la transferencia de microorganismos dentro del cuerpo.

Aunque los tapabocas, respiradores y mascarillas filtran parcialmente el aire, siempre pueden pasar nanopartículas del tamaño del SARs-CoV-2, pues el mayor filtrado aumenta la resistencia a la entrada y salida del aire, siendo físicamente imposible respirar con filtrados que garanticen la ausencia de virus. Lo anterior explica el por qué es más fácil contagiarse por SARS-CoV-2 si se trabaja con enfermos, o si se usa transporte público.

Tiempo de exposición a dicha concentración

A mayor tiempo de exposición a concentraciones virales, es más fácil que los virus atraviesen las barreras de protección, pues aquellos tendrán más oportunidades de penetrar ls barreras de protección. Por ejemplo, al acomodar una mascarilla pueden penetrar virus, especialmente cuando la concentración de estos es alta. Así, en un viaje de una hora en microambientes como Transmilenio, existe mayor posibilidad de contagio, que en uno de 10 minutos. 

Defensas inmunológicas del huésped

Cuanto menos efectivas las defensas en un determinado huésped, es más fácil que este se contagie en presencia de virus, y naturalmente, cuanto menos defensa, mayor morbilidad y mortalidad. Es por ello que las personas con diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares, respiratorias, autoinmunes, etc., se contagian más fácilmente y tienen más riesgo de sufrir graves consecuencias e incluso la muerte. A medida que aprendemos más sobre el SARS-CoV-2, vemos más casos de huéspedes jóvenes, incluso niños que han muerto por COVID-19, así como vemos huéspedes de más de 80 años que se recuperan de la enfermedad.

Contaminación

Múltiples estudios científicos han demostrado directa interrelación entre la contaminación y la morbilidad y mortalidad causadas por el SARS-CoV-2. Ello no sorprende pues la contaminación del aire en sí misma, por ejemplo, en Bogotá, es responsable oficialmente de casi 10 muertes diarias, lo cual sabemos es muy inferior a lo real, pues en Colombia no se ha entrenado a los médicos para diagnosticar envenenamiento por polución, con diagnósticos y tratamientos errados. Además, se sabe que la contaminación del aire causa múltiples enfermedades cardiorrespiratorias, hormonales, vasculares, cáncer, etc, y siendo dichas enfermedades factores que aumentan el riesgo de contagio COVID-19, con mayores morbilidad y mortalidad, es evidente esta relación directa e indirecta entre contaminación e incremento de sensibilidad al SARS-CoV-2.

Otro factor íntimamente asociado a la contaminación es que el SARS-CoV-2 es una nanopartícula con diámetro aerodinámico de aproximadamente 100 nanómetros y como tal se adhiere a todo tipo de material particulado mayor, desde secreciones mucosas y saliva, hasta partículas de carbón, en forma proporcional al área superficial de la partícula portadora, es decir a mayor tamaño de la partícula, mayor número de unidades de SARS-CoV-2 pueden ser transportadas por aquella. Ello significa que partículas grandes como PM2.5 y PM10 pueden transportar muchos virus cada una, y aunque las partículas más pequeñas transportan menos unidades virales cada una, estas son transportadas a mayores distancias, y flotan en el aire en ambientes cerrados, además de penetrar más profundamente en las vías respiratorias.

El control de estos 4 factores reduciría los contagios, la morbilidad y la mortalidad.

Dr. Gonzalo Ernesto Díaz Murillo
Ultrasonido   @polucionbogota