NUEVO GOBIERNO, RENOVACIÓN DE LA ESPERANZA

“Se justifica vivir si el mundo es un poco mejor, cuando una muera, como resultado de su trabajo y esfuerzo. Vivir simplemente para gozar es una legítima ambición animal. Pero para el ser humano, para el Homo Sapiens, es contentarse con muy poco. Para distinguirnos de los demás animales, para justificar nuestro paso por la tierra, hay que ambicionar metas superiores al solo goce de la vida. La fijación de metas distingue a unos hombres de otros. Y aquí lo más importante no es alcanzar dichas metas, sino luchar por ellas”

—   Héctor Abad Gómez

Con ocasión de la primera reunión de los representantes del estamento médico, Sindicatos Médicos y Colegio Médico de Cundinamarca con el nuevo secretario de Salud Distrital, Dr. Alejandro Gómez López, designado por la nueva alcaldesa de Bogotá, decidí escudriñar por los vericuetos del internet y recordé un medico de Antioquia, no se si por su procedencia o por la coincidencia de apellidos o tal vez los dos. El Dr. Héctor Abad Gómez quien con su vida y conceptos que traspasan el tiempo, la distancia y hasta la muerte nos puede dar luces en estos momentos de penumbra en los que los valores, la ética, la humanidad de los médicos se enfrentan a la rentabilidad, productividad y popularidad.

Porque como el Dr. Héctor Abad Gómez debemos tratar de tener una visión global, una comprensión de nuestra realidad y del futuro, que nos pueda ayudar a fijar metas que hagan la diferencia para la humanidad.  

Mirando hacia atrás vemos que hemos pasado por varias estructuras en la organización de los servicios de salud, primero en cabeza de médicos clínicos con gran experiencia y conocimiento de las instituciones en lo que se puede denominar la edad de oro de la medicina. Después vinieron, a la par de la Ley 100, los médicos gerentes que trataron de interpretar la medicina como un negocio, tratando de ajustar los tratamientos al plan de negocio y mas recientemente los directivos no médicos que llevan a cabo los planes de una corporación incorpórea y anónima, en las que las normas aparecen y desaparecen sin un autor ni una explicación, donde los números de productividad son lo único que importa y que nunca son suficientes.

¿En cuál de estos esquemas el núcleo es el paciente, en cuál es el dinero y en cuál es el poder y subordinación_?

¿En qué momento los médicos claudicaron ante la rentabilidad del negocio olvidando el paciente? 

¿Porque nos portamos como veletas que giran con el viento?

Desde que el medico es contratado como mercancía, sufre una trasformación, la presión del sistema que lo lleva a dar mas importancia al dinero, a la glosa, a la productividad y hacen carrera el sálvese quien pueda, la expresión de la instrumentalización del medico como un insumo más son los Contratos de prestación de servicios. OPS.

Pero la implementación de los contratos OPS no es fruto del azar o de la necesidad del mercado. Claramente los contratos por prestación de servicios en actividades misionales son ilegales como lo ha reconfirmado la Corte Suprema de Justicia, pero persisten a pesar del riesgo que implican para las empresas.

Dichos contratos persisten por dos razones fundamentales una de fondo y una practica, de fondo porque permiten la despersonalización del medico, es decir finiquitan la relación medico paciente que es nuestra fuerza, haciendo que el medico se sienta solo un instrumento desechable de la organización y que el paciente lo vea como una ficha mas de la empresa que no se preocupa por su salud sino que hace parte de un sistema que no garantiza del disfrute del derecho a la salud. El día que esa fuerza medico paciente se manifieste no valdrán razones económicas ni políticas, porque la vida como bien supremo se impondrá, y a eso si le temen los negociantes de la salud.

La otra razón, de practicidad es que los recursos para el pago de los médicos contratistas se convierten en la caja menor que le permite maniobrar a la empresa sin recurrir a prestamos del sistema financiero, así la empresa paga a los médicos la mitad del valor del contrato o no paga durante uno o varios meses y con esos recursos se tapan huecos financieros o se realiza inversión en infraestructura. Los contratos por OPS permiten también al empleador o gerente cumplir con las cuotas electorales de los políticos de turno o también reducir los contratos o las horas de los trabajadores misionales para dirigir esos recursos a pagar las obligaciones de proveedores que retribuyen generosamente dicho gesto.

Pero volviendo a la  reunión de los representantes de la Alianza Medica Sindical con  el Dr. Alejandro Gómez  en la que el Secretario de Salud escuchó con atención sobre  la situación caótica de la salud distrital  en el esquema de red: Sistemas de control de calidad descontrolados, comités de infecciones reducidos a su mínima expresión , sistemas de nutrición debilitados y famélicos, infraestructura en franco deterioro, insumos de mala calidad , falta de medicamentos, cierre de servicios, barreras de atención, despido de personal calificado, acoso laboral.

En suma y según lo ha calificado médicos y pacientes el peor momento en la historia de la salud publica distrital.

Pero los médicos como en toda crisis por grave que sea, creemos que, si se puede, es una impronta que llevamos desde la formación médica, no nos damos por vencidos, aunque las cosas sean muy difíciles, porque no renunciamos a nuestra vocación por la vida, aunque nos la pongan mas difícil cada día. Y en este momento en que reverdece la esperanza esperamos que se nos de la oportunidad de cambiar las cosas, ahora puede ser el punto de inflexión hacia una salud mejor.

La realidad nos conmina a trabajadores de la salud y dirigentes a cambiar el accionar, porque si seguimos haciendo lo mismo los resultados serán los mismos, es el momento que el personal medico con experiencia asuma posiciones en la dirección científica de los hospitales, subredes y redes, para que el conocimiento y la experiencia sean parte de la solución que claman los pacientes.

Si nos permiten trabajar con dignidad, autonomía y representatividad en el nivel directivo podremos frenar el de sangre y controlar la infección que sufre el sistema de salud.

Dr. Germán Mogollón Cruz
Presidente UNICIRUPED
Unión de Cirujanos Pediatras. SG. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *